monografia de apatzingan - www.marconigrama.webuda.com

www.marconigrama.webuda.com
autos motos wallpapers imagenes vehiculos vehiculos terrestres acuaticos barcos yates aviones

         

 


monografia de apatzingan

 

 





Descripcion:
que está enamorado de nuestra ciudad, que ha sido cuna de sus anhelos, de sus alegrías y por supuesto, desus tristezas; por ello denota que ha escrito cada párrafo con el corazón en la mano, sabiéndolo transmitiral lector en una forma maravillosa.

Dios le ha permitido guardar en su mente la evolución de hechos que vienen del Apatzingán de ayer, hasta llegar a la modernidad que nos agobia con sus prisas y que nos cobra muy alto el costo de atrevernos amirar de frente el siglo XXI.

Es Don Antioco un elegido para contar la historia de nuestro municipio, asume el reto con todo y los años que pesan sobre su espalda; cuando empieza a hablar para hacer gala del relato, sabe que está cumpliendoun gran compromiso con Apatzingán, lo mismo cuando escribe sus crónicas, sabe muy bien que estácompletando la herencia cultural que los Apatzinguenses esperan de él, porque con ella siempre van atenerlo en su corazón.

La escuela Morelos nació en una finca que existió desde el siglo ante pasado en la esquina llamada la Batelera, ubicada en confluencia de las calles José María Coss y Esteban Vaca Calderón, que hoy es la explanada municipal, en donde existió una casona de altas bardas y espaciosos portales interiores, que primero fue propiedad de don Irineo Barragán; en el año de 1895 pasó a ser propiedad del gobierno del Estado, quien instaló la primera escuela solo para varones, y fueron los primeros profesores don Cleofás Ferreira y don Jesús Ramírez, allí estudiaron Simón, Vicente y Palemón Andrade, Agustín Barragán Zambrano, Aniceto y Porfirio Cervantes, nietos del longevo Juan Cervantes, en este lugar la escuela duró poco, ya que en 1913 fue quemada por el General Antonio Reza, de filiación Lerdista.

Para 1914 la escuela fue instalada en la antigua cárcel frente al jardín y el profesor Ramírez siguió trabajando; en este nuevo plantel los alumnos que se inscribieron fueron: David Arias, Alfredo Gámez, Ignacio Guerrero Gudiño, Miguelito González, Luis Jacobo, Manuel Haro y algunos de los León Cifuentes.

En los primeros años de los veintes se cambió la escuela a la Finca, de los Tamarindos, ubicada en la hoy calle Francisco J. Mújica poniente, de donde años después fue removida a la Finca del Curato del viejotemplo, de este lugar salió temporalmente y de manera provisional la instalaron en la Casa de laConstitución y en el salón de los sindicatos de la Casa Municipal, mientras le hacían arreglos a la casa delCurato, de donde en 1952 fue trasladada a las instalaciones de la Exposición, en donde permaneció hastaque fue terminado el edificio que aún la alberga, y que se ubica en la esquina que forman las calles deCornelio Ortiz de Zarate y la Av. Morelos oriente; que fue inaugurada en 1955, siendo presidente de laRepública don Adolfo Ruíz Cortines, gobernador el General Damasco Cárdenas y presidente municipal el Sr.Francisco Guízar Alvarez, diseño el arquitecto Leduc y los gastos corrieron a cargo del comité deProductores de Limón de la Zona, cuando era presidente altruista don Ramón Ponce Álvarez, fueinaugurada el 20 de Abril de 1955.

4º.- Que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la Iglesia, que son el Papa, los obispos y los curas porquese debe arrancar toda planta que dios no plantó: omnisplantatisquam non plantabitPatermeus Celesteseradicabitur. Mat. Cap. XV.

5°.- Que la soberanía dinama inmediatamente del pueblo, el que solo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias en igualdad de números.

11°.- Que los Estados Unidos mudan costumbres y, por consiguiente, la Patria no será del todo libre y nuestramientras no se reforme el Gobierno, abatiendo el tiránico, substituyendo el liberal, e igualmente echandofuera de nuestro suelo al enemigo español, que tanto se ha declarado contra nuestra patria.

12º.- Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, queobliguen a constancia patriotismo, moderen la opulencia, y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornaldel padre que mejore sus costumbres, dejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.

16°.- Que nuestros puertos se franqueen a las naciones extranjeras amigas, pero que estas no se internen alreino por más amigas que sean, y solo habrá puertos señalados para el efecto, prohibiendo el desembarqueen todos los demás, señalando el diez por ciento.

19º.-Que en la misma se establezca por Ley Constitucional la celebración del día 12 de Diciembre en todos lospueblos, dedicado a la patrona de nuestra libertad, María Santísima de Guadalupe, encargando a todos lospueblos la devoción mensual.

21°.- Que no se hagan expediciones fuera de los límites del reino especialmente ultramarinas: pero (seautoricen las) que no son de esta clase (para) propagar la fe a nuestros hermanos de Tierra adentro.

22°.- Que se quite la infinidad de tributos, pechos e imposiciones que nos agobian y se señale a cadaindividuo un cinco por ciento de semillas demás efectos a otra carga igual, ligera, que no oprima tanto, como la Alcabala; en el Estanco, el tributo y otros; pues, con esta ligera contribución y la buena administración de los bienes confiscados al enemigo, podrá llevarse el peso de la guerra y honorarios de empleados. Chilpancingo, 14 de Septiembre de 1813, José María Morelos (rúbrica).

23°.- Que igualmente se solemnice el día 16 de Septiembre todos los años, como el día aniversario en que se levantó la voz de la Independencia y nuestra santas libertad comenzó, pues en ese día fue en que se desplegaron los labios de la Nación para reclamar sus derechos, con espadas en mano para ser oída; recordando siempre el mérito del grande héroe, el señor don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende.

Apatzingán de mis recuerdos, años últimos de los veintes a los cuarentas, como lo conocí y lo viví durante ese lapso de tiempo, después vino el cambio a la modernidad y todo lo natural que existía quedó atrás en el polvo de los recuerdos.

Así conocí a mi pueblo, que visto desde lo alto de los cerros de San Miguel, Lomas de Palmira y Cerrito de la Cruz, donde hubo vestigios del paso de las culturas milenarias, desde estos miradores, digo, se contemplaba un pueblo típico, como todos los de la provincia Michoacana, perdido entre un extrujante verdor de palmeras zancudas, cuyos penachos sirvieron de modelo a los adornos de las testas de los caciques Purépechas Tangaxoan, Hiripan e Hiquingari, para distinguirse como grandes señores de su raza. El caserío se perdía y tan solo repuntaba la cúspide blanca de las torres de una parroquia de altos muros deadobe, techos de madera y teja de barro.

Bajando al pueblo por veredas las perdigueras se llegaba hasta las angostas callecitas de las cuales algunas estaban empedradas y las más eran de tierra suelta, que se unían a los lóbregos callejones retorcidos que se perdían entre las huertas.

El centro del pueblo era un remazo de belleza de los artífices de aquellos tiempos, casas de altos techos, o portalones sostenidos por pilares labrados de trementinosos pinos y pisos de ladrillos rojos, puertas y ventanas de maderas finas, destacando las de paróte, roble o cóbano. Una plaza chica alumbrada con faroles y más tarde con luz eléctrica de una planta movida con combustible; sus bancas eran de hierro, su jardín bien cultivado y en medio una gran pila y encima de ella un kiosco de madera en donde los domingos y días de fiesta tocaba una banda de música dirigida por el maestro J. Ma. Torres, o una orquesta de lindas muchachas bajo la batuta del (Beethoven) de Apatzingán, maestro de música don Antonio Ríos, sordo que tocaba varios instrumentos metálicos y de cuerdas.

El piso de la luneta era de ladrillo rojo, al norte y al sur del centro de la plaza, había dos obeliscos de cantera, delicadamente labrados y rematados con bustos de Hidalgo y Juárez; al oriente, la antigua casa de la Constitución de 1814 y al poniente la casa de la prefectura, mas tarde presidencia municipal y hoy palaciode los poderes municipales.

Los habitantes vestían a la usanza; calzón de manta, camisa de la misma tela, sombreros de anchas alas y los populares huaraches; los de mediana posición económica portaban sus pantalones de cantón, tela fabricada en los telares de San Pedro de la ciudad de Uruapan, mientras que los campesinos vestían de percal, rebozo pintado con añil y zapatos de charol; la alta sociedad, no obstante de ser tierra caliente, algunos traían levita, bombín y bastón, mientras que las damas vestían de seda, botines de becerro, crinolinas y algunas hasta sombrero parisiense.

No había sistema de agua potable, solamente la pila de la plaza que era surtida mediante un tubo debarro que se surtía en un pequeño acueducto que se ubicaba en la avenida del trabajo, hoy en día José María Morelos oriente, frente a la maderería. Toda el agua que consumía la población era sacada de unos pozos que hacían las mujeres en las orillas del río, hasta que, en 1926, siendo presidente don Ramón López, canalizó éste el agua que se encontraba en las orillas de la población y poco a poco fue formándose una redcon tubería de metal, la que daba agua a algunas fincas y a varios hidrantes que se ubicaban en las esquinas del centro del pueblo. No obstante este avance, toda la gente se bañaba en el río, igual que las amas decasa lavaban la ropa en las corrientes de una red extensa de canales que regaban las huertas, o lo hacían enel río. Cabe señalar que toda el agua que entraba al pueblo provenía de la acequia de los brasiles de lahacienda de Palmira, de las canoas y del ojo de agua.

El río Apatzingán, nacido en el rancho del Tizate, perteneciente al municipio de Tancitaro, en lo alto de la sierra por el rumbo de Acahuato, bajaba por entre los montes y huertas hasta el plan. En grandes proporciones el líquido era sacado para riego de frutales o siembras de arroz, maíz, u otros granos y verduras. Entraba a la población en el lado norte, formando estanques profundos y corrientes vertiginosas

riscos de su cauce. A su paso por la población era la atracción principal de propios y extraños; visto desde loalto del antiguo puente del Ahuate, de armazón de madera y techo de tejamanil, se contempla un impresionante panorama, abajo y a lo lejos se veían venir las limpias aguas del río, que en sus saltarines jugueteos bañaban los riscos verdes cubiertos de musgo y heléchos, corría por un callejón florido de camelinas que colgando de lo alto de las higueras, camichines y paratas caía hasta el espejo de las corrientes para estar en continuo movimiento. A los pies del mirador, la corriente se perdía para más abajo volver a renacer y continuar su camino hasta irse a perder en la jungla del Capiral y terminar su camino en los derramaderos de los terrenos montosos del rancho de los Hoyos.

Al sur del poblado y en terrenos de la Hacienda de Palmira, se contemplaba el verde tierno de los arrozales y el plomizo de los cañaverales, en donde la vista se perdía, en los confines de los inmensos sembradíos, que dieron vida a los morteros rudimentarios de majar de granza para extraer el arroz y los trapiches en donde se molía la caña para fabricar el piloncillo, melao y otras mieles industrializables. El olor de la cazacha de los trapiches era peculiar en toda el área, que envuelta en los humos de los chacuacos, los vientos lo esparcían por todo el poblado. La Hacienda de Palmira casi estrangulaba toda la población con sus terrenos por los cuatro puntos cardinales, siendo la más interesante fuente de trabajo, donde encontraban acomodo los peones, caporales y los románticos bueyeros que guiando las carretas recorrían los callejones de las siembras de caña acarreando este producto al molino o al trapiche, con ronco rechinar de las ruedas de madera, los cantos de los bueyeros y los ladridos de los famélicos perros, se formaban unasin par de sinfonías que se escuchaba continuamente en todo el caserío de la Hacienda.

La fiesta grande del pueblo, desde fines del siglo pasado ha sido la del 22 de octubre, en que se conmemora la promulgación de la primera Constitución de /léxico. En los tiempos en que me he venido refiriendo hasta mediados de los treinta, fueron distintas a las que hoy se celebran, ya que ni los espacios nilos tiempos son iguales.

En el ayer de los veintes, las fiestas Octubrinas duraban ocho días y todo el folklor de la tierra caliente se volcaba en ellas, para gozar de sus tradiciones. Desde el 2 de Octubre en que se principiaban, había gran cantidad de afluencia de visitantes venidos de los pueblos y ranchos vecinos; caravanas de músicos y mujeres de la vida galante, emparapetadas en bestias, burros, caballos y muías, cubrían los caminos de herradura que comunicaban esta población con Uruapan. Todas estas gentes llegaban los llamados mesones. Las mujeres ponían mesas con venta de tazas de canela con refino o alcohol en lugares aledaños a la plaza principal a donde los parroquianos y rancheros de a caballo se daban cita para emborracharse y recrearse a los brazos de as chapeteadas mujeres que emperifolladas con listones multicolores en las testas, complacientes gustaban con los clientes por módicas pagas y el peligro inminente de contraer enfermedades venéreas.

Después del desfile y el acto cívico, venía el paseo de toros y toreros; atrás le los caporales y lanzadores seguían en fila por las principales calles con la música le aliento o de viento y el tronar de los cohetones. Todos los paseos picaban a un comercio distinto diariamente, en donde se celebraba la llamada tropa, el dueño del negocio los recibía con ricos ponches de granada cordelina, confetis y serpentinas, mientras que un grupo de muchachas de la mejor sociedad prendían ramos de flores a los toreros, ganaderos, vaqueros, lanzadores y hasta los toros y caballos eran engalanados con tirados de papel de colores. El paseo terminaba en la plaza de toros en donde se lidiaba un ejemplar, para muestra de lo que sería la corrida formal. Los toreros le daban dos o tres capotazos y luego se lo dejaban a los espontáneos que saltando las empaladizas del redondel con sombreros, cobijas o cualquier otro trapo te le encaraban al toro recibiendo tremendas revolcadas y algunas veces hasta heridas graves. En la mayoría de las veces, la plaza se ubicó en la esquina de la Batelera, a una cuadra de la plaza, aunque algunas veces la pusieron en otros lugares, en este caso improvisado en medio redondel existió una palma que salvó la vida a más de untorero espontáneo, entre a otros a Mocho Reyna y Juan Lucatero que gustaban de sacarle vueltas al llamado toro once.

En la corrida formal, la cuadrilla de toreros, bajo los acordes de la macarena, partía plaza la arena estaba húmeda y encima de la empalizada la gresca de villamelones que con delirio coreaban cualquier lance de los diestros de provincia, os toreros salían al ruedo mancornados de sus cabrestos, era quehacer de los lanzadores soltarlos y volverlos a mancornar de sus cabrestos y de sus caporales raerlos y llevarlos a sus querencias, haciendas o ranchos.

Por las noches la plaza se llenaba de gente. Los jóvenes daban la vuelta en sentido contrario que las muchachas, por lo que al encontrarse se regalaban ramilletes de flores, se bañaban de confeti y serpentinas, mientras que en las hieleras, faltaban mesas para dar acomodo a los clientes que a toda costa trataban de refrescarse. Hasta la plaza llegaban los gritos del palenque de gallos que se ubicaba bajo un frondoso árbol de tamarindo en un predio baldío en donde hoy se levanta el edificio Bertha, catadores y corredores llevaban la voz cantante de la plaza de gallos.

Debajo de la plaza, en lo que hoy es la explanada y por la calle Esteban Vaca Calderón, gran remochina,  esas de canela, puesto de cantinas, cientos de miles de borrachos a pie o a caballo, entre grupos de prostitutas ebrias, se confundían en un mar de lujuria y vicio, al tronar de las arpas tamboreadas y los estridentes pitidos de las trompetas en perenne comunión con los gritos de los destrampados ebrios, enrarecían el ambiente ayudados por el rechinar de los volantines, los cánticos de artistas y los chascarrillosde los payasos.

Por la madrugada de todo aquel bacanal, tan solo quedaban cantidad de borrachos tirados, dormidos,  esas con las patas para arriba y grupos de trasnochados que aun empinaban el codo, los rancheros montados en sus sudorosos pencos, con las cueras arrastrándose y pandeándose más de la cuenta, se retiraban a los mesones. Este espectáculo se repetía diariamente bajo las luces de los juegos artificiales, fabricados por don Benigno Trejo.

La última noche de fiesta y cuando la última luz del castillo había muerto y tan solo quedaban flotando en el ambiente las notas del adiós, en la plaza de gallos había tristeza, todos se despedían para volverse a ver en otra fiesta. Los rancheros crudos y sin ningún peso en los bolsillos por los polvorosos caminos a sus querencias regresaban después de haber asistido a las fiestas por motivo de un aniversario más de la promulgación de la Constitución de 1814 que en Apatzingán se celebraba.

Meses adelante se vendrían los llamados rodeos o herraderos en las haciendas y en los ranchos en donde se marcaban las nuevas crías de los animales vacunos, los dueños de estas heredades hacían fiesta grande y de nuevo eran las arpas las que alegraban el ambiente el tronar de estos instrumentos se escuchaban a leguas en los montes y su eco resonaba en forma repetitiva en los cerros cercanos. Se les daba de comer a todos los asistentes y entre trabajos y bailes zapateados en artesas, los rancheros se ponían tremendas papalinas con aguardiente de Tancitaro del que fabricaba don Santos Sánchez.

Terminada la fiesta todos regresaban a sus casas, quedando uno que otro macheteado en los pleitos suscitados entre borrachos.Por estas fechas era costumbre que los domingos o días de fiesta de guardar, las familias después de salirde misa en la parroquia del lugar, organizaban paseos, siendo los favoritos el pueblo de Acahuatoenclavado en lo alto de la sierra, lugar místico por excelencia, una belleza de pueblito perdido entre huertasy una flora exuberante en donde hasta la fecha se venera a la santísima virgen de Acahuato (el 2 de Febrerode cada año) y a la que se dan cita miles de fieles que en romerías llegan a pagar sus mandas.

Lugares de paseo fueron el Salto, caída de agua fenomenal en su estanque que se ubicaba en el río Apatzingán, por el lado norte de la ciudad, que por falta de agua desapareció, la Huerta del Atuto, propiedad de don Benjamín Buenrostro (a) el Indio, fue otro lugar preferido sin dejar de citar los manantiales de Chandio y la Majada, siendo el más bello y famoso de todos el llamado Bellavista, con su impresionante presa la Florida, lugar de ensueño en donde se formaban chinampas naturales en medio de su tupida flora y cientos de pequeños manantiales que surtían de líquido a la presa, agua que iba a regar lashuertas de las Palmitas y el rancho de la Florida, lugar propio para un pintor de acuarela, por las mil tonalidades de su paisaje, en donde la gloria del gorgojeo de miles de aves se confundían con las espeluznantes croares de las ranas de los verdes pantanos, mientras que en los penachos de los altos árboles de las higueras, zapotes, cuirindales, capires, etc., brincaban de rama en rama las paitas y chachalacas escandalosas y matreras, debajo de los estanques miles de bagres, revoloteaban, pescando fino alimento, y bajo las sombras de los zarzales, rumiaban los venados huidizos a la menor manifestación de peligro, y jugueteaban los tejones solitarios y mapaches; por los vientos las ardillas voladoras, recuerdo que nos sorprendían los fuertes golpeteos de los pitorréales taladrando los troncos secos de los árboles y el ronco crujir de los caimanes, mientras en los estanques manadas de patos silvestres buscaban su alimento. Esto fue el higueral de Bellavista, lugar de anonas y pinzanes, frutos dulces y apetitosos de los que había montes, de este vergel nada quedó, tan solo el recuerdo de los que tuvimos la dicha de conocerlo y disfrutarlo y que trato de pintarlo con letras.

En los años en que me he venido refiriendo, en todo el municipio, en su parte húmeda hubo agua a raudales y en la zona temporalera, del otro lado del río Grande, la vida era distinta, pero apacible y tranquila, ranchos y haciendas dedicados a la ganadería y los cerros eran sembrados de maíz, los guamiles ydesmontes para alimento familiar, y la pastura al ganado, los montes eran altos y las temporadas de lluviasfueron copiosas. Hubo carencia de enseñanza, de vestuario, pero no hubo hambre por lo que el desarrollode la familia era normal, con las carencias de médicos y medicinas.

 A mediados de los treinta y finales de los mismos, con los trabajos de las vías del ferrocarril, las cosas empiezan a cambiar, combatiéndose las epidemias de la jiricua o mal del pinto, el paludismo arraigado por los parásitos zancudos, fueron desterrados mediante programas de salud del gobierno del General Lázaro Cárdenas Del Río, gran benefactor de esta zona y todo el país y que un día 20 del mes de Octubre de 1913, en la exhacienda de la Concepción (Chandio), se dio de alta con el Coronel Cenobio Moreno, en este municipio de Apatzingán. Durante los días del mes de Diciembre de 1941, hace su entrada el ferrocarril, aun bajo la fronda de tupidas palmares y cruzando el río, de esta fecha en adelante empieza la modernidad.

1945, la piqueta oficial amplía las calles tirando todo el viejo caserío, las huertas y canales de agua a flor de tierra desaparecen para dar paso a nuevas y modernas fincas y edificios particulares y del gobierno. La antigua fisonomía de la población cambia por completo desde el centro hasta la periferia y con esto también se han ido perdiendo valores culturales en una incontable avalancha de modernidad en todos los aspectos de la vida de lo que fue pueblito risueño, sano y feliz del Estado de Michoacán, llamado Apatzingán, que significa lugar de comadrejas y fue fundado en el año de 1617.

Apatzingán es un pueblo muy antiguo, sus comienzos nos remontan a lo que los arqueólogos llaman el periodo Paleo Indígena Michoacano. La presencia Michoacana se remonta desde mediados del tercer milenio A.C, como lo comprueban las nuevas prehistóricas localizadas en Capirio y Cerro de la Cabra de San José Nuevo, del municipio de Apatzingán, donde pueden verse pinturas rupestres con imágenes de animales y humanos en acción de cacería, de danzantes alrededor del Dios Sol u otras imágenes geométricas, estos sitios son poco conocidos y, consecuencia, menos estudiados.

Posteriormente, la zona fue habitada por las tribus llamadas Olmecas Aldeanos posteriormente a los Olmecas antiguos y al desaparecer estos, ocuparon su sitio los Opeños, a todos ellos los arqueólogos les llamaron las culturas del Preclásico y las dividieron en varias etapas, que abarcan desde 188 A.C. hasta 200 D.C. entre ellas también destacó la cultura de Chumbícuaro, localizada en los llanos de Apatzingán, que comprendían las Delicias, antes Pataco, los Tepetates y Chila que florecieron dos siglos A.C, y el primero de nuestra era.

En el cerro de Arapahita, viene de la lengua Purépecha y quiere decir cerro de piedras. En los años 20 vinieron a esta zona los investigadores norteamericanos Isabel Kelly, Noguera Goggin, quienes hicieron excavaciones y estudios muy intensos, llevándose a su país la cerámica encontrada y sus apuntes. Quiso la suerte que la Secretaría de Educación Pública editara la versión en español en 1975, de donde se tomaron los datos anotados.

En relación de Tancítaro se menciona el testimonio de los habitantes más viejos de Tepalcatepec. Don Fernando de Alvarado, quien fue un indio gobernador, natural de Tepalcatepec, y Martín Lázaro afirmaron que Hernán Cortéz Marques del Valle llegó acompañado de un gran número de españoles conquistando a todos los pueblos de indios que topaban y que acampó en los márgenes del río Arimao, Tepalcatepec o Río Grande, esto sucedió en la expedición del capitán Juan Rodríguez de Villafuerte en 1522,cuando saliendo de Pátzcuaro pasaron por Ario, La Huacana, Apatzingán, Tepalcatepec, con rumbo a

Fue por esas fechas cuando llegaron los primeros evangelizadores de Apatzingán, uno de ellos fue el ilustre Fray Juan Bautista Moya el apóstol de tierra caliente quien fundó pueblos y levantó iglesias y hospitales, murió en 1567 y su cuerpo incorrupto puede verse en una urna de cristal de cristal en el templo de San Agustín de la ciudad de Morelia. Según la leyenda su viejo cayado clavado en el traspatio del convento retoño y aún subsiste en una añosa lima que aún florece.

A este ilustre señor lo auxilió el misionero, también franciscano de gratos recuerdos por su labor en Apatzingán. El fue Fray Francisco de Villafuerte, a quien se menciona como el constructor de la primera parroquia que hubo en Apatzingán, que por ser demasiado pequeña y humilde, fue suplida por otra más amplia y que no fue otra que la que conocimos muchos viejos Apatzinguenses, demolida para dar paso a una nueva urbanización y a la construcción de Catedral.

En la segunda década del siglo XVII se erigió el pueblo de Apatzingán bajo la administración religiosa de los Franciscanos quienes controlaban todo el territorio a excepción de las doctrinas de'Pinzándaro y Tepalcatepec que estaban en manos de los clérigos.

En el siglo XVII había en Apatzingán 142 personas, seis vecinos no indios esclavos, en el siglo XVIII, tenían 301 vecinos, 127 eran familias españolas, mestizas y mulatas; 22 familias de indios y no se conocían a ningún esclavo.

Otros datos importantes son los de la fundación de Apatzingán que el autor Benítez menciona en el año 1610. Fue fundado como congregación (Ramo Congregaciones AGN) en 1630 se menciona que Apatzingán era un pueblo de Indios Nahuatlacos (hablaban el idioma Náhuatl), que había una guardianía y que en los pueblos de San Juan Tendechútiro (San Juan de los Plátanos) y Apatzingán había hospital, aquí cabe mencionar dos cosas simpáticas, uno es el tributo que pagaban a la iglesia, en un libro que están asentados los nombres de todos los pueblos que tributaron a la corona Española, sobre Apatzingán dice lo

La otra anécdota, es la referente a la solicitud que le hacen los indios de San Juan de los Plátanos, al Alcalde Mayor de Apatzingán, don Agustín de Castro en voz, a su vez, del Alcalde del pueblo Teodoro Fabián, para que los conducieran los títulos de tierras solicitadas a su majestad, por un sitio de ganado mayor (1836,61) hectáreas. El único problema fue, que no pudo esta autoridad, arreglarse con el Alcalde Mayor, porque solamente hablaban el idioma Náhuatl. ¿Cómo se solucionó el problema?, pues a través de un hermano del Alcalde de San Juan, llamado José Fabián Ruiz, se menciona en el documento que el hermano era un indio landino en la lengua de Castilla. Para esas fechas 1710, Apatzingán con su agregado Parácuaro, pagaban de contribución, 35 pesos a su majestad y 26 al comisionario. Cerramos estos apuntes, con los datos que nos proporcionaron al maestro Gerardo Sánchez Díaz, en su libro titulado, Pueblos, Villasy ciudades de Michoacán en el Porfiriato.

En 1882 Apatzingán contaba con 1,312 habitantes, cifra que ascendió en 1889 a 1,789 habitantes y que de estos 810 eran hombres y 979 mujeres. Del total solo 343 personas sabían leer y escribir. La falta de médicos provocaba que la mayoría de los enfermos muriera sin recibir los adelantos de la medicina.

Al despuntar el siglo pasado, en Apatzingán, ya habían 26 carpinteros, 11 sastres, 9 reboceros, 13 hojalateros, 27 mujeres que se dedicaban a labores de costura, 7 peluquerías, 4 profesores que atendían la educación elemental, en una escuela oficial, las operaciones mercantiles, estaban a cargo de 25 manteceros, 27 hacían pan y 7 a la elaboración de dulces. Las festividades religiosas de mayor popularidad eran las del 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen María, el 15 de Septiembre por orden del gobernador Aristeo Mercado, se celebraba como hasta la fecha, el grito de Independencia y en este Apatzingán el 22 de Octubre de cada año con motivo del aniversario de la Constitución de 1814, le seguían ladel día 12 de Diciembre de la Virgen de Guadalupe y posteriormente la Navidad.

El supremo congreso mexicano deseoso de llenar las heroicas miras de la nación, elevadas nada menos que al sublime objeto de sustraerse para siempre de la dominación extranjera y sustituir el despotismo de la monarquía de España un sistema de administración. Que reintegrado a la nación en el goce de sus augustos imprescriptibles derechos, la conduzca a la gloria de la Independencia y afiance sólidamente la prosperidad de los ciudadanos, decreta la siguiente forma de gobierno, sancionado ante todas las cosas los principios tan sencillos como luminosos en que puede solamente cimentar una constitución justa y saludable.

La América es libre e independiente de España y de otra nación, gobierno o monarquía. Ninguna nación tiene derecho para impedir a otra el libre uso de su soberanía. El título de conquista no puede legitimar los actos de la fuerza, el pueblo que lo intente debe ser obligado por las armas a respetar el derecho de las naciones. La facultad de dictar leyes y establecer la forma de gobierno que más convenga a los intereses de la sociedad, constituye la soberanía. Esta es por naturaleza imprescriptible inalienable indivisible. La soberanía dinama inmediatamente del pueblo, la que depositada en sus representantes debe dividirse para su ejercicio en tres ramas: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Que a consecuencia de ser libre toda la América no debe de haber esclavos y por ello deben los intendentes de provincia y demás magistrados velar porque se pongan en libertad, cuantos esclavos hayan quedado y que ninguno en adelante podrá venderlos, ni persona podrá hacer esta compra, previniendo a las provincias y jueces no esclavicen a los hijos de los pueblos con servicios personales, que solo deben a la nación y soberanía no al individuo, como tal queda abolida la jerigonza, de calidades de indio, mulato, mestizo, etc., y solo se distingue la regional nombrándolos a todos generalmente americanos con cuyo epíteto nos distinguimos sobre el Inglés, Francés, o más bien del Europeo, del Africano y del Asiático, que ocupan las otras partes del mundo.

Que los naturales de los pueblos son dueños de sus tierras, los jueces y las justicias harán saber a todos que deberán entregarse las tierras a los pueblos, para que puedan ellos cultivarlas, sin que puedan arrendarse pues su goce debe ser de los naturales de los respectivos pueblos. Deben inutilizarse todas las haciendas y cuyos terrenos laboríos pasen de dos leguas, porque el beneficio de la agricultura consiste en que todos se dediquen a beneficiar su propio terreno que puedan asistir con su trabajo e industria.

La ley debe ser igual para todos y la que dicte nuestro congreso, deben de ser tales, que obliguen a la constancia y al patriotismo, moderen la opulencia y acaben la indigencia y de tal suerte se aumente el jornal del pobre que mejore sus costumbres aleje la ignorancia y la miseria, la felicidad del pueblo y de cadauno de los ciudadanos consiste en el gozo de la igualdad, seguridad, propiedad y libertad. Esta no puede existir sin que fije la ley los límites de los pobres y la responsabilidad de los funcionarios públicos. La casa decualquier ciudadano es un asilo inviolable. La instrucción como necesaria a todos los ciudadanos debe deser favorecida por la sociedad en todo su poder.

Tomaron parte en dicho congreso, los señores José María Liceaga, diputado por Guanajuato (Presidente), Dr. José Sixtos Verduzco, diputado por Michoacán, José María Morelos, diputado por el nuevo reino de León, Lic. José Manuel Herrera, diputado por Tecpan. Dr. José María Coss, diputado por Zacatecas, Lic. José Sotero de Castañeda, diputado por Durango, Cornelio Ortiz de Zarate, diputado por Tlaxcala, Lic. Manuel de Alderete y Soria, diputado por Querétaro, Antonio José Moctezuma, diputado por Coahuila, Lic.José María Ponce de León, diputado por Sonora, Dr. Francisco Argandar, diputado por San Luis Potosí, Lic.Ignacio López Rayón, Lic. Manuel Sabino Crespo, Lic. Andrés Quintana Roo, Lic. Carlos María de Bustamante, Antonio de Sesma, Remigio de Yarza (Secretario), Pedro José Bermeo (Secretario).

De sus atractivos turísticos, destaca por su importancia histórica la Casa de la Constitución, donde en 1814 se firmó la primera Constitución Política del país. Funciona como museo y alberga en su recinto valiosas pinturas, grabados, banderas y manuscritos históricos. El museo de antropología, el fortín de Morelos, el Mirador Panorámico de la ciudad del comúnmente llamado Cerrito de la Cruz, además de contar con parques acuáticos como son La Nopalera, Acuacity, San Francisco, La Majada, La Cascarita, Las Delicias, y con importantes lagos como son el de Chandio y La Majada.

Como parte del folklor, la música de tierra caliente es uno de sus atractivos más importantes. Teniendo como símbolo el arpa grande, los conjuntos de arpa interpretando las famosas balonas, los sones y corridos costumbristas propios de la región, las famosas bandas de viento que de igual forma no son de la región pero ya es muy común ver y escuchar, los caballos bailadores.

En cuanto a la infraestructura turística, Apatzingán tiene importantes Hoteles de 3 estrellas comoson: Hotel del Centro, Cast-inn, Posada del Balsas; y de 4 estrellas: Hotel Posada del Sol, Hotel Camelinas yel Hotel Río Grande, así como restaurantes como son El Sinaloense, Brisas del Mar, Mario's Grill, ComidaChina Los Manueles, Cocina La Tradición (Ganadora del cuarto encuentro de cocina tradicional deMichoacán al mejor puesto el pasado 9 de Diciembre del 2007 en la ciudad de Morelia, Mich.), en los cualesse puede disfrutar de muy rica cocina de la región, nacional e internacional.

Como es de suponer las mayores posibilidades en este rumbo se ofrecen en la cabecera municipal.La ciudad de Apatzingán cuenta con una Unidad Deportiva que ofrece amplios espacios y modernasinstalaciones para la práctica de cualquier deporte individual o de conjunto, con dos parques, un zoológicoy varios módulos recreativos en distintas colonias, cuenta también con centros nocturnos, discotecas,bares, billares y balnearios.

Muebles típicos, equípales (Elaborados con madera y baqueta de cuero); cueras (Hechas a base decuero de venado o res); Talabartería y figuras de animales realizadas con corteza de vástago y rellenas deplátano deshidratado.

Morisqueta (Platillo hecho a base de arroz blanco acompañado con salsa de chile con queso yfrijoles o chile con carne de puerco); aporreadillo (carne seca con chile y huevo); uchepos (tamal hecho conelote y acompañado de crema, chile y queso); caldo de iguana, corundas rellenas de chile. Aguas frescas defrutas de la región, tepache, tejuinos, tuba y fruta picada o rebanada con chile, sal y limón.

Fiesta del 22 de Octubre para conmemorar dignamente, la promulgación de la Constitución deApatzingán, se celebran estas fiestas del 8 al 31 de octubre con eventos culturales y deportivos, con feriaganadera, industrial, agrícola y artesanal, juegos pirotécnicos y jaripeo, corridas de toros, alborada, bandasde música, elección y coronación de la reina, bailes, actos cívicos y el tradicional desfile que atrae visitantesde todo el Estado y la República.

Fiesta de la Virgen de Guadalupe: El 12 de diciembre resaltando la tradición de las personas devestirse de guares e indios, así como la colocación de bellos altares a la virgen en cada una de las casas.

Casa donde se firmó la Primera Constitución Política de México. Remodelada varias veces porcausas diferentes, entre ellas un temblor y varios incendios. Actualmente funciona como museo enmemoria del Generalísimo Morelos, El Congreso y La Constitución. La fachada lucía un portal cuyos techosde tejamanil descansaban en pilares de pino con bases de cantera; el techo ahora es de teja sobre losa deconcreto y columnas de material. En lo que fuera el jardín, existe ahora lo que es la plaza Morelos.

Erigido para perpetuar la firma de la primera Constitución Mexicana; tiene como marco la plazacívica, consiste en un muro de piedra en cuyo centro alberga un alto relieve de los congresistas y debajo deeste un libro de bronce semejando al de la Constitución de 1814 y como remate, en lo más alto delmonumento, una águila de alas extendidas elaborado de hierro simbolizando la libertad.

En las colonias Miguel Hidalgo y Benito Juárez, otro busto de Morelos en la plazuela del mismonombre.Busto de Don Miguel Hidalgo en el mirador de las graditas. Busto de Benito Juárez en la explanadade la biblioteca municipal que lleva su nombre, busto al Teniente Coronel José María Tafolla a un costadode Palacio Municipal.

APATZINGAN.- Su etimología, aún cuando muchos autores, divergen en cuanto el significado de lapalabra, Apatzingán, ya que algunos lo atribuyen al tarasco o Purépecha por el Tzin peculiar en estalengua de acuerdo al profesor José Corona Núñez, estudioso de la lengua tarasca Apatzi era para lostarascos una deidad de la muerte, pequeña ardilla, que se conocen con el nombre de cuiniques que devoranel maíz y a los topos en sus galerías, son abundantes en la tierra caliente. Esta interpretación la describemuy bien el profesor Corona Núñez, en su importante libro Mitología Tarasca.

HISTORIA: Las pruebas existentes, tanto arqueológicas, como lingüísticas, indican que la ocupaciónde Apatzingán estuvo caracterizada por incursiones sucesivas de diversos pueblos, los cuales en ciertasépocas alcanzaron la unidad cultural y política y probablemente uno de estos grupos estuvo compuesto delos pueblos de habla Náhuatl.

La dominación tarasca de esta región de tierra caliente, no representó posiblemente ningún cambioimportante en la vida de sus pobladores, excepción hecha tal vez de un mayor control político y de ungrupo de gobernantes distinto del anterior.

La fundación de Apatzingán, se reconoce a partir del año 1617, con la llegada de los primerosmisioneros franciscanos y agustinos en su labor evangelizadora. Sin embargo, el establecimiento deespañoles no fue muy significativa, dado las condiciones climáticas en 1742, Apatzingán tenía 22 familiasindígenas, 48 mestizos y mulatas y 34 españoles.

Durante toda esta época Apatzingán fue pueblo sujeto de Tancítaro, de mayor importancia de latierra caliente y la población más grande en la cuenca del Tepalcatepec, las tierras se extendían desdeAcahuato, por el norte hasta el río Arimao en el sur y las de San Juan de los Plátanos, por el poniente losllanos de Antúnez.

En el periodo de lucha, por la independencia, en Apatzingán, se promulgó la primera ConstituciónPolítica, de México, el 22 de Octubre de 1814, Don José María Morelos, escogió Apatzingán, para asiento delCongreso Constituyente, por iniciativa de José María Izazaga, quien le hizo ver la conveniencia, por lodificultoso del camino con el interior del país que lo ponía a salvo de los ataques del enemigo.El pueblo de Apatzingán fue elevado a la categoría de Municipio libre con cabecera en el mismo nombre,por la Ley territorial del primero de diciembre de 1831. En reconocimiento al hecho histórico ocurrido en1814.

Legislatura local el 16 de Febrero de 1859 le otorgó el rango y titulo de villa de la Constitución,finalmente por medio de un nuevo decreto el 21 de Abril de 1883, Apatzingán adquiere la categoría deciudad.A partir de la segunda mitad del siglo XIX Apatzingán sufrió los embates de la expansión territorial de losgrandes latifundios sobre todo con el arrendamiento y subarrendamiento de tierras comunales amparadaspor la autorización de las autoridades. Las principales haciendas fueron las de La Huerta, El Disparate, ElRosario, Tesorero, La Concha. A la sombra de la paz porfiriana, los hacendados de Apatzingán destinaron sus tierras al cultivo del añil,arroz y caña de azúcar, y algunos otros cultivos para el mercado foráneo.

Durante la etapa de la Revolución, Apatzingán fue incendiada parcialmente, por el coronel CenobioMoreno, para sacar de la ciudad a un grupo de rebeldes que se encontraban posesionados de la plaza.Moreno se había levantado en armas en la población de Parácuaro en contra del usurpador VictorianoHuerta.

A partir de 1913, surge la intranquilidad y toda la región queda sustraída a la acción del gobiernogracias a la presencia de grupos revolucionarios movidos por los generales García Aragón, Joaquín Amaro yMurguía.Pasadas las revueltas revolucionarias y las luchas agrarias y sindicalistas, Apatzingán entra a una etapa dedesarrollo sostenido gracias al impulso de Don Lázaro Cárdenas, quien siendo Vocal Ejecutivo de laComisión de Tepalcatepec dedicó especial interés para hacer de Apatzingán uno de los centros económicosmás importantes de Michoacán y del país.

A partir de 1947, se amplían el sistema de riego, mejoran los transportes, se impulsa la educación yla salud, crece la cobertura del alumbrado público, sistemas de agua potable, remodelación del pueblo,campañas antipalúdicas, fumigaciones, carreteras, puentes y aeropistas, e irrigación para una agriculturamodernas.

Para 1942, Apatzingán estaba comunicado por correo y por telégrafo, como todos los pueblos de laregión, pero las fallas telefónicas mantenían muy bajo el nivel de eficiencia de muchas operaciones.

Producto, de todas estas transformaciones, la emigración se torna torrencial desde mediados del siglopasado. Fluyen hacia tierra caliente una cuantiosa cantidad de trabajadores agrícolas que permanecen conel plan durante la pizca de algodón y el corte de melón.

La inauguración del sistema de riego en 1950, moviliza a los agricultores comerciales, lleganpresurosos los productores de melón, muchos norteamericanos que desean aprovechar el clima y laabundancia de agua para producir melón vendible en los Estados Unidos.

En 1950 llegó la electricidad a Apatzingán, sustituyendo a los generadores de diesel. Ya para 1970,un noventa por ciento de los ranchos y rancherías tenían corriente eléctrica. Desde ese momento laelectricidad fue una bendición para las plantas extractoras de aceite de limón, para las despepitadoras dealgodón, la planta de varita y otras industrias.

Para 1980, Apatzingán ostentaba el título de cabeza de la tierra caliente. El importante desarrollo desu agricultura comercial fomentó el crecimiento de una vasta infraestructura técnica encabezada por ochodespepitadoras de algodón, ocho empacadoras de melón, ocho fábricas de aceite esencial de limón, sietefábricas de hielo y tres insecticidas y fumigadoras.

Apatzingán es un lugar central de la tierra caliente que genera un área de influencia inmediata conlos municipios de Buenavista, Parácuaro y Aguililla, así como otros lugares centrales inmediatos comoNueva Italia y Tepalcatepec.

Comparte con el conjunto de tierra caliente la mayor dotación de tierras de riego en la entidad y seencuentra entre los polos de desarrollo agrícola mas importantes sobre todo Guadalajara y la frontera y conel mercado internacional con el estado de California en los Estados Unidos.

EL GENERAL DON EPITACIO HUERTA, GOBERNADOR DEL ESTADO DESEANDO PERPETUAR LA MEMORIA DE LA PROMULGACIÓN DE LA PRIMERA CARTA MAGNA DE MÉXICO, EXPIDIÓ EL PRIMER DECRETO AL RESPECTO CON FECHA 16 DE FEBRERO DE 1859 CONCEDIÉNDOSE A APATZINGÁN EL RANGO Y TITULO DE VILLADE LA CONSTITUCIÓN.

Artículo 3o- Cuando las circunstancias del erario lo permitan, el Ejecutivo podrá adquirir la casa en quecelebró sus sesiones el primer Congreso Mexicano al aprobar la Constitución que expidió la mismaasamblea, para erigir en el sitio que aquella ocupa un monumento en memoria del ilustre patricio JoséMaría Morelos y además héroes de la Independencia de México.

En 1700 Los gobernadores eran intendentes, a las autoridades municipales se les llamaba JusticiaMayor, hasta 1804 y de esta fecha hasta 1920 se les llamó prefectos. A la fecha son Presidentes Municipalesy los Estados fueron Provincias.

LOCALIZACIÓN.-El municipio de Apatzingán se encuentra ubicado geográficamente al sur este del Estado, prácticamente se localiza en las coordenadas 19*05'de latitud norte y 102*21'de longitud oeste. Limita al norte con Tancítaro, al este con Parácuaro y la Huacana, al sur con Tumbiscatío y al oeste con Aguililla y Buenavista, su superficie es de 805.71 km cuadrados y representa el 1.35 % del total del Estado. Su altura es de 350 mts sobre el nivel del mar.

Queda comprendido dentro de la región denominada Valle de Apatzingán y su categoría política es de municipio urbano, territorialmente está integrado por 127 ranchos, 44 ejidos, 92 colonias y 128 localidades, siendo algunas de ellas: Acahuato, San José de Chila, San Antonio, etc.

HIDROGRAFIA.-Su hidrografía la constituyen el río Apatzingán que corre de norte a sur atravesando la  cabecera municipal en su parte norte, para terminar uniéndose al Río Grande, corren además por el municipio los arroyos El Tesorero, California, y Tepalcatepec, también se localizan los lagos de Chandio, la Majada, Huarandicho y los manantiales de Ziquicuaro, Hacienda de la Huerta, Las Colonias y de Chumbícuaro.

CLIMA.-Su clima es tropical con lluvias en verano, y seco estepario en el centro del municipio tiene una precipitación fluvial anual de 924 milímetros cúbicos, y una temperatura media de 28 grados centígrados.

OROGRAFÍA.-Su relieve lo conforman la Sierra Madre del Sur, la Depresión del Río Tepalcatepec y la Sierra de Acahuato con los cerros del Húnguaro, San Miguel, San Juan, La Majada, Ojo de Agua, El cantón y la Angostura. El terreno en lo general es plano, tepetatoso y de tipo volcánico. Los suelos del municipio datan de los periodos Cenozoicos y Cuaternarios, correspondientes a los del tipo potzolico de pradera, amarillo de bosque y castaño. Su uso es principalmente agrícola y forestal y en menor porción ganadero.

La flora del municipio la conforman el bosque tropical espinoso con huisache, cuerazo, mezquite, frijolillo, parota, capire, higuera, pochota, curindal, etc. Frutales plátano, mango, zapote, tamarindo y changungas.

La fauna la constituye principalmente el venado, armadillo, liebre, ardilla, cuinique, coyote, ardilla voladora, conejo, iguanas, tlacuache, etc. En las aves se encuentran la chachalaca, paloma, correcaminos,

Para el año 2001 el municipio de Apatzingán contaba con una población de 117,849 habitantes representando el 2.96% de la población total del Estado, de los cuales 57,317 eran hombres y 60,532 mujeres. De acuerdo al II conteo de población y vivienda del 2005 el municipio contaba con un total de 115,078 habitantes. El municipio de Apatzingán ocupa el sexto lugar de la población de Michoacán.

Su taza de crecimiento es del 3 % anual. El municipio es catalogado como netamente expulsor de población sobre todo hacia EE.UU., a la frontera norte Mexicana, se caracteriza por un crecimiento demográfico regular, en los últimos 10 años ha sido de 25,121 habitantes. Las localidades más pobladas son

AGRICULTURA: Las actividades agrícolas se realizan en una superficie de 38,166-00 hectáreas, de las cuales 15,070-00 se encuentran en explotación mediante sistema de riego y 23,046-00 bajo la modalidad detemporal.

Dentro de las actividades agrícolas por su importancia económica y social destaca el cultivo de maíz, sorgo, ajonjolí, arroz y frijol. De la actividad frutícola, son importantes los cultivos de melón, sandía, mango, plátano, limón, papaya y pepino.

GANADERÍA: El sector agropecuario tiene su mayor importancia, en las existencias de ganado bovino y caballar, principalmente. Se cuenta con una población animal de 50,000 cabezas de ganado bovino y 4,000 de caballar aproximadamente.

Las principales especies de ganado bovino son: Criollo, Cebú, Indubrasil, Cebú Brahaman, Suizo Americano, Suizo Europeo, Holandés, Charoláis, Zimental, Big-Master, Melore, Cebú gyr y Sardo Negro.

La ganadería se desarrolla mediante sistemas productivos para la cría y engorda de bovinos destinados a la producción de carne y leche. El mayor ámbito de desarrollo se localiza principalmente en las áreas de riego.

INDUSTRIAS Y COMERCIO: El municipio de Apatzingán cuenta con varias Industrias como son: purificadoras de agua, fabricas de hielo industrial y de consumo, fabricas de alimentos y forrajes para ganado, empaques de limón, papaya, mango, pepino, chiles, maduradoras de plátanos, industrializadoras de cítricos, deshidratadora de cascara de limón, descascadoras y embasadoras de arroz, empaques de melón, bodegas de compra y ventas de semillas.Apatzingán es autosuficiente en la mayoría de productos básicos y dispone de excedentes para lacomercialización. El abasto de satisfactores de otras regiones completa la oferta al alcance de los consumidores.

Las actividades comerciales al mayoreo de la región se realizan en mercados municipales y calles de la Cabecera Municipal, destacan por su importancia la comercialización de productos como las frutas, abarrotes, hortalizas, granos y semillas.

En la cabecera Municipal los establecimientos comerciales por giro de actividades más importantes se agrupan de la siguiente manera: Super-mercados, Super-farmacias, farmacias, panaderías, tortillerías, carnicerías, tiendas ropa, cremerías, mercados, restaurantes, loncherías, ferreteras, mueblerías, zapaterías, joyerías, estéticas, tiendas de decoración, mercerías, materiales para construcción, tiendas de pinturas, madererías, papelerías, etc.

CENTRO DE SALUD: Apatzingán cuenta con un centro de salud urbano en la cabecera municipal, el cual tiene los servicios de: medicina general, odontología, control de embarazo, detección de cáncer, diabetes, hipertensión arterial, tuberculosis, lepra, inmunizaciones laboratorio.

Al año realiza tres campañas denominadas semana nacional de salud (vacunaciones, desparasitación, educación para la salud, control del niño sano, control del niño desnutrido, control de obesidad, Papanicolaou, platicas de auto cuidado de la salud, módulos de atención de violencia intrafamiliar, seguro popular, programa crecer, apoyo con leche a niños desnutridos, módulo de atención a adolescentes).

I.S.S.S.T.E: Una clínica hospital localizada en la cabecera municipal. Es una institución privada, la cual brinda únicamente atención a trabajadores del estado y empleados federales. Dispone de los servicios, de medicina general, cirugía, pediatría, traumatología, ginecología, urología, medicina interna, otorrinolaringología, laboratorio, rayos x, hospitalización y vacunación.

I.M.S.S: Una clínica que se localiza en la cabecera municipal, dispone de los servicios, de medicina general, medicina interna, ginecología, traumatología, cirugía, estomaltología, epidemiología, laboratorio, rayos x, urgencias, odontología hospitalización.

ENFERMERÍA MILITAR ADSCRITA A LA 43/A. ZONA MILITAR: Se encuentra ubicada en la plaza de Apatzingán, Mich. En las instalaciones del Campo Militar No. 43-A. Cuenta con los servicios de medicina general, pediatría, cirugía general, gastroenterología, ginecoobstetricia, salud pública, odontología, rayos x, ultrasonido y laboratorio clínico, hospitalización y ortopedia. Brinda atención médica y odontología al personal militar y sus derechohabientes.

PARTICIPA ACTIVAMENTE EN: Campañas de vacunación y labor social, atendiendo a la población más necesitada de áreas marginadas directamente en sus comunidades, prestando atención médica y odontología, ministración, de medicamentos y actividades de medicina preventiva.

El municipio de Apatzingán se encuentra situado a 200 kilómetros de la capital del Estado por la carretera federal No. 14 Morelia, Pátzcuaro, Uruapan y la No. 120, Pátzcuaro -La Huacana- Apatzingán, por esta misma carretera a la altura de Cuatro Caminos, se puede tomar la Autopista Siglo XXI Morelia -Lázaro Cárdenas.

Apatzingán cuenta con una pista de aterrizaje de 1,500 metros llamada Pablo L. Sidar, ubicada en el kilómetro 2 de la carretera Apatzingán- Aguililla. Cuenta con los servicios de correo, radio, telégrafo, internet, líneas telefónicas, telefonía celular, casetas telefónicas urbanas y rurales, servicio de telecable y

Para el transporte urbano, en la cabecera municipal existen 2000 taxis de 27 agrupaciones, 162 unidades de transporte colectivo urbano de 4 organizaciones, 3 organizaciones de materialistas, 20 unidades de transporte de 3 uniones de servicios mixtos de carga-personas, 26 unidades de servicio de carga ligera; todas estas pertenecientes a COCOTRA.

Una delegación de tránsito, un delegado de tránsito, cuerpo de elementos de tránsito y varias patrullas. El transporte foráneo de pasajeros se realiza a través de las principales líneas que cubren el Estado: La Línea, Vía 2000, Primera Plus, ETN, Parhikuni, Ruta Paraíso, y Rumbos Michoacanos.

RECREACIONES Y DEPORTES: Como es de suponer las mayores posibilidades en este rumbo se ofrecen en la cabecera municipal, la ciudad de Apatzingán cuenta con una Unidad Deportiva que ofrece amplios espacios y modernas instalaciones para la práctica de cualquier deporte individual o de conjunto, con dos parques, un zoológico y varios módulos recreativos en distintas colonias, cuenta también con centros nocturnos, discotecas, bares, billares y balnearios.

Se localiza en el sureste del Estado, en las coordenadas 19° 05' de latitud norte y 102° 21' de longitud oeste, auna altura de 350 metros sobre el nivel del mar. Limita al norte con Tancítaro, al este con Parácuaro y la

En el año 2000 siendo Presidente Municipal el C. Jorge Luis Castañeda Castillo, rescata el edificio de la antigua Estación de Ferrocarril y lo reconstruye, fundando ahí el primer edificio oficial de la Casa de la Cultura, la cual fue inaugurada el 21 de Octubre del 2000 por el gobernador del Estado Víctor Manuel Tinoco Rubí.

En la Casa de la Cultura se ofrecen actualmente los talleres de: Destreza infantil, Manualidades, Serigrafía, Dibujo adulto, Dibujo infantil, Pintura, Piano y Solfeo, Óleo, Baile de salón, Papel Mache, Guitarra, Danza infantil, Danza juvenil, Danza adultos, Bastoneras, Baile moderno infantil, Baile moderno juvenil, inglés.

La Casa de la Cultura cuenta también con una exposición fotográfica permanente única en su género, un mural que relata los 500 años de la historia de Apatzingán. El actual Director Ing. Juan Calderón Rodríguez rehabilitó la biblioteca. Y rindiendo un homenaje a personas destacadas tanto en la música como en la cultura colocó sus fotografías en la entrada principal del edificio para que el público en general los conozca.

Con la fecha Io de Diciembre de 1999, la Secretaría de la Defensa Nacional, creó la 43/A. Zona Militar. Estableciendo su Cuartel General en la plaza de Apatzingán, Michoacán, en el campo militar No. 43/A en la colonia Buenos Aires.

Garantizar la seguridad interior; a través de la realización de operaciones contra el narcotráfico, en coordinación con las autoridades competentes operaciones contra el crimen organizado y cuando la situación lo exija de restablecimiento del estado de derecho.

Auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas y la realización de acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país; con actividades de labor social en las zonas de mayor marginidad, llevando el apoyo médico, la reforestación y la realización de diversos trabajos.

En casos de desastres prestar ayuda para el mantenimiento del orden auxilio de las personas y sus bienes y la reconstrucción de las zonas afectadas; a través de la materialización del plan DN-III-E.

Jurisdiccionado a la 43/A. Zona Militar, se encuentran los 51 lo. y 82/o. Batallones de Infantería, con sede en Apatzingán y Lázaro Cárdenas, Mich., respectivamente y el 15/o. Cuerpo de Caballería de Defensas Rurales.

Este cuerpo, es el que representa al Estado de Michoacán con el agrupamiento Cuerudos de Michoacán, en el desfile de la ciudad de México, como parte de los festejos de la conmemoración del inicio de la Independencia, por haber surgido en Michoacán como acompañantes y seguidores de don José María Morelos y Pavón, en la lucha por la Independencia.

Desde que se estableció en esta región la 43/A. Zona Militar, el aspecto social ha mejorado, gracias a las constantes campañas y la estricta vigilancia tanto aérea como terrestre, por tal motivo los índices delictivos han disminuido.

El primer comandante de este mando territorial fue el General de Brigada D.E.M. Enrique Canova Buenrostro, el segundo comandante de este mando territorial fue el General de Brigada D.E.M. Sergio Magaña Mier, el tercer comandante de este mando territorial fue el General de División D.E.M. Francisco

LIC. MARIO ENRIQUE DEL TORO. Diputado federal por el distrito de Tlanepantla Estado de México. Abogó para que se colocara en el muro de honor de La Cámara de Diputados, la leyenda con letras de oro Constituyentes de Apatzingán.

GENARO GUIZAR VALENCIA. Siendo diputado local ayudo económicamente a las personas humildes y desprotegidas de su distrito, y como presidente está trabajando por el progreso y bienestar del municipio que gobierna, Apatzingán Mich.

LIC. SANDRA LUZ VALENCIA. Primer mujer presidenta de un partido político en Apatzingán. Primer mujer diputada por elección por el XXIII distrito y actualmente funge como asesora del gobernador Leonel Godoy Rangel. Profesora.

donde se firmó la Carta Magna, me parecía ver también la figura del patriota sacerdote y los Constituyentes, discutir, aprobar y poner en vigor cada uno de los artículos del sagrado documento que nos convertían en nación libre y soberana.

Ver al héroe en nuestra imaginación, parado en el quicio de una ventana del portal, frente a la gigantesca y ya desaparecida higuera, arrojando puñados de monedas de plata a la multitud allí reunida como augurio de buena suerte para nuestra recién emancipada nación.

Imaginaba también ver, la noche del 15 al 16 de Octubre de 1865 y a los patriotas republicanos Arteaga, Salazar, Díaz, Villagómez y demás oficiales Juaristas, pernoctar custodiados por los traidores soldados imperialistas al mando del sanguinario general Ramón Méndez, en los espacios en donde se había firmado la Constitución, y luego verlos partir con los presos engrillados, por inhóspitos caminos hasta la ciudad de Uruapan e imaginarse su fusilamiento.

Desentrañar misterios, conocer las viejas raíces de la cultura criolla de mi pueblo, me ha llevado a interiorizarme en la vida de este mundo pequeño que se agiganta, como todo los pueblos, por su historia ysu geografía caprichos que lo colocó en un valle de altas selvas, rodeado de montañas que dan horizontealtos y lejanos, de donde llegan los silbantes vientos que encrespan las aguas caudalosos ríos y de lagunasquietas y profundas. Estas cosas me tienen sumido en un eterno pensar, cuyos resultados quedarán para lahistoria.

Cuenta la leyenda que en esta región existió un gran cacique, quien tenía un hijo llamado Húnguaro, el cual provocaba su vergüenza, ya que era perezoso, no le gustaba cazar ni combatir en guerra contra tribus enemigas.

El padre cansado y decepcionado de Húnguaro, le ordenó que abandonara la aldea y que fuera a donde jamás lo volviera a ver. Triste y acongojado, Húnguaro le pidió una última oportunidad a la cual su padre se negó. Húnguaro fue con su madre y le suplicó intervenir por el, ella se mostraba negativa pero ante la insistencia de su hijo, que supo despertar el amor maternal, aceptó advirtiéndole que no la hiciese quedar mal, pues de lo contrario ella también quedaría despreciada por su esposo el gran cacique; el le juró sería totalmente distinto y acataría toda orden que le dieran.

Fue entonces la madre a convencer a su esposo, y era tal el dolor que mostraba esta mujer, que el cacique aceptó, poniéndole como primera prueba el de ser vigía de su aldea, mientras él, junto a los demás hombres salían a cazar animales silvestres, y necesitaban a alguien que cuidara, ya que estaban en constante guerra con tribus aledañas y temían que atacaran. La función de dicho guardián era hacer señales de humo en caso de ver que el enemigo se acercaba, para así avisar a los hombres en cacería de la amenaza.

Llegada la hora, los hombres partieron en busca de animales para cazar, confiados en la protección que Húnguaro les proporcionaba a sus familias; pero a las pocas horas de vigilar, el sueño lo venció quedando profundamente dormido. Gritos de dolor y auxilio lo despertaron al poco, la aldea estaba siendo atacada por otra tribu, y este intentó hacer las señales de humo pero fue alcanzado por una flecha enemiga que lo obligó quedarse tirado y gravemente herido.

Cuando el cacique junto a los demás hombres regresaron, Húnguaro aún tenía vida, y la ira y decepción de su padre era tal que le imploró a los dioses que lo castigaran, convirtiéndolo en un volcán, que creciera tan alto que sirviera de vigilante eterno, y que fuera tan furioso para exterminar a sus enemigos. Y así fue como sucedió, la aldea enemiga quedó sepultada bajo gigantescas rocas e incandescente lava y Húnguaro aún se irgue enorme velando como un Centinela el Valle de Tierra Caliente.





 

 

No hay comentarios para este post
 

 

Envianos tus comentarios!

beruby.com - Empieza el día ahorrando


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14  

www.marconigrama.webuda.com Todos los derechos reservados (monografia de apatzingan)